Tierra y Territorio

@

La Tierra es lo dado y se le venera: la materia tiene su historia y su lugar, es diferente en cada cultura y época. Si bien la Tierra no está a salvo de este postulado, su existencia va más allá de la historia. Ya estaba aquí antes de nuestra especie y seguirá cuando nos hayamos extinguido: es nuestra Madre Tierra. Por ello, proponemos indagar su origen divino o sobrenatural, su carácter innombrable. Y el ejercicio de la espiritualidad de nuestros pueblos, cifrados en creencias y rituales donde se manifiesta el respeto y veneración a la Madre Tierra. ¿Qué mitos enmarcan nuestro sentipensar la Tierra? También, queremos descubrir cómo la tierra bajo nuestros pies fue concebida en la antigüedad y cómo lo es ahora en nuestros pueblos. Deseamos situar la discusión sobre la Vida. Esto es, ubicar a todos los seres y fuerzas en el suelo que pisan: ¿qué y cómo es el suelo que sustenta a cada pueblo concreto, más allá de las metáforas y marcos de la ciencia dominante

 

El Territorio es construido y se le defiende: la manera como conceptualizamos hoy al territorio es muy reciente. Se trata de una noción surgida de la academia que rápidamente se extendió y arraigó en las ciencias sociales y las humanidades. Se le suele tomar como algo objetivo y dado, cuando en realidad se trata de una abstracción, de una construcción teórica. Proponemos una doble operación: por un lado, desmitificar al concepto de territorio, escapando de las tan difundidas visiones actuales que lo sustantivizan, y así delimitar su breve historia. Esto nos abriría hacia la investigación y reconocimiento de las diversas nociones que cada pueblo a lo largo de siglos y milenios ha tenido del suelo que pisa. Y por otro lado, asumiendo con rigor la historicidad del territorio, explorar las maneras en que la reelaboración de este concepto puede servirnos en las luchas actuales (contra la mega minería, en pos de alternativas a la educación, etc.).

Foto: Cecilia Erna