Faena

@

El trabajo está siendo abolido por el capital, pero la faena colectiva y creadora sigue siendo la fuerza de nuestros pueblos. La cooperación es el fundamento evolutivo de nuestra especie y de muchas más. Somos compartencia, no competencia. Sin embargo, la sociedad económica ha ido trastocando esta condición. El mito occidental de origen considera a la palabra escrita el vector que nos hace lo que somos. En el mito comunal nacemos con la faena, iniciada hace unos 11000 años con la invención de la agricultura.

 

Y hoy es el medio que tenemos para crear relaciones post-capitalistas. Exploremos estas afirmaciones: la faena para la toma de decisiones, para generar y recrear la vida, para la organización y para el goce, define lo comunal. ¿Qué hacen las mujeres, qué los hombres, los niños, los abuelos? ¿Qué impulso profundo está en la base del tequio, del servicio y los cargos? ¿Y cómo estos pueden reinventarnos?

 

Foto: Cecilia Erna